El Toyota Hilux que conquistó la Antártida

El Toyota Hilux que conquistó la Antártida

28 diciembre 2012

Seguramente muchas personas al ver un Toyota Hilux únicamente pensarán que es una camioneta para transportar objetos grandes y para conseguir entrar en algunas fincas donde un todocamino no es capaz de llegar, pero esta pick-up va mucho más allá.

Hace unos años, como especial de Navidad, el programa televisivo inglés Top Gear decidió montarse en un Toyota Hilux con el único objetivo de conquistar la famosa Antártida por primera vez en un coche. Como muchos pudistéis ver fue y será siempre una expedición tremendamente dura. Temperaturas bajísimas, zonas donde los vehículos se pueden quedar atascados, finas capas de hielo y un largo etc.

Aún así y con todos estos problemas que pueden surgir, Toyota ha ido un paso más lejos. Este vehículo, reconocido por su capacidad para superar desafíos extremos, a escrito un nuevo capítulo en el libro guiness de los récords al recorrer más de 9.500km cada vehículo por la fría Antártida.

Para ser capaces de superar esta tarea, donde las temperaturas superan los -50°C, donde la falta de óxigeno tanto para los motores como los pulmones humanos es el día a día debido a un terreno de más de 3.400 m y un entorno de conducción tremendamente brutal, todos los vehículos fueron preparados por Arctic Trucks, un grupo de especialistas islandeses dedicados en cuerpo y alma a la transformación de 4×4.

Tanto el motor como la caja de cambios y la transmisión no fueron modificadas, lo que demuestra la fiabilidad y dureza de los compenentes de esta pick-up japonesa. Las principales modificaciones se centran en la integración de una grúa que ayudase a levantar el equipamiento pesado, el uso de queroseno de aviación Jet A-1 para hacer frente al frío extremo, un depósito de combustible de 280 litros (800 litros en los vehículos 6×6), una suspensión reforzada, una reductora con desarrollos aún más cortos y neumáticos con presiones de tan solo 2-3 psi (los neumáticos del Hilux convencional tienen una presión de 29 psi), lo que aumenta la superficie del neumático alrededor de 17 veces con respecto a la de los neumáticos estándar.