Las luces: una parte muy importante de tu vehículo

Las luces: una parte muy importante de tu vehículo

12 marzo 2013

luces

Mientras que los sistemas de iluminación en el coche se han mantenido casi inalterables durante años, en los últimos tiempos hemos asistido a un perfeccionamiento de la tecnología de iluminación automotriz. Ya no alcanza con solo tener faros grandes o muchos faros, sino que el haz de luz debe ser lo suficientemente importante como para iluminar correctamente una amplia zona de la carretera, sin que se nos canse la vista o dejemos ciegos a los que circulan en sentido contrario.

Esto se ha logrado por el esfuerzo de los ingenieros que han investigado sobre una variedad de luces muy variada y que aún sigue dando novedades. Habréis visto que desde hace unos años la luz blanca de xenón se ha impuesto, tanto en el mercado de los coches nuevos como en el mercado de los accesorios para vehículos de segunda mano. Últimamente también ha llegado la tecnología LED y mucho más recientemente, las luces láser y hasta luces que enmascaran las gotas de lluvia. Vamos a ver cómo funcionan y qué es lo que ofrece cada una.

Luces Xenón

bi

Las luces xenón están constituidas por una lámpara de plasma con vapor de mercurio a alta presión, para la que el relleno de xenón solo juega un papel para el encendido inicial. Las de xenón son actualmente las bombillas usadas en sistemas de iluminación con una sola fuente, y las únicas desarrolladas para su uso en automoción. En estos sistemas, una única fuente envía luz a través de fibra óptica hacia donde sea que se necesite en el vehículo. Son faros de luz muy blanca y de muy buena calidad de iluminación, mucho más que las luces que hemos usado hasta ahora.

Sólo las luces de cruce utilizan esta tecnología, mientras que las de carretera utilizan los habituales faros halógenos. Por el contrario, en los faros bi-xenón tanto en las de cruce como en las de carretera la tecnología usada es de xenón.


Luces LED

celica

Las luces LED están comenzando a ser usadas con cada vez más frecuencia en todo tipo de vehículos. No solamente como iluminación por carretera con luz larga o luz de cruce, sino también para los grupos traseros, frenos, posición, reversa e incluso luces de matrícula. Precisamente uno de los coches que ofrece múltiples usos del LED es el Toyota Auris híbrido.

led

Los LED ofrecen una vida media estimada muy larga, similar a la vida útil del vehículo que los equipa y presentan una resistencia extrema a las vibraciones, permitiendo montarse en alojamientos mucho más pequeños que las bombillas convencionales.

En el mercado se pueden encontrar tres tipos de LED. El primer tipo es el que usa un retroproyector; los LED emiten la luz hacia atrás y esta es reflejada en la pantalla reflectora del faro. Otros tipos de LED se encuentran detrás de una lente elipsoidal, que refleja la luz de un grupo de LED, no percibiéndose la cantidad de LEDs detrás del lente. Otros LEDs suelen estar están detrás de un cristal con un tallado óptico prismático para controlar la manera en que se emite el haz de luz.

Algunos de los tipos anteriores de LEDs tienen la capacidad de apagar algunos grupos para atenuar la luz y adaptar la iluminación a las condiciones de luz exteriores y de acuerdo al entorno en el que se circule, proyectando más o menos luz.


Luces láser

laser

Las luces láser son el sistema más reciente que se conoce, siendo posible que próximamente comiencen a aparecer en modelos de producción; ha sido presentado por algunas marcas en modelos de alta gama o en algunos eléctricos. Estos faros emiten el haz luminoso al reflejar luz láser en el reflector del faro. Un láser consiste, muy básicamente, en un dispositivo capaz de emitir un haz de luz coherente, que además suele ser amplificado, mediante un efecto denominado emisión inducida o estimulada. Algunos de estos faros son usados como luces traseras de aviso, de emergencia o directamente como luces de cruce.


Experimentales

Otros tipos de faros aún son más experimentales y no están a la venta, sino que todavía están en pruebas. Es el caso de los faros que pueden “ocultar” las gotas de lluvia. La manera de hacerlo es bastante elaborada, se evalúa la trayectoria de las gotas del agua, para prever su posición futura y ensombrecer la luz justo donde se prevé que estará el agua en el instante siguiente, para evitar que el haz de luz se refleje en la lluvia.

Las desventaja de este sistema, es que se perderá poder lumínico a fuerza de ocultar la lluvia (también se ha empleado en nieve con peores resultados). El mecanismo que por ahora se usa para experimentar con este sistema de luces, consta de un ordenador, un proyector especial y cámaras, tal vez un sistema no muy práctico aún para usar en un coche por todo el equipamiento adicional que requiere.

adapt

Por otro lado, ya se están ofreciendo vehículos con luces adaptativas o de iluminación inteligente o direccionales, que pueden “seguir” una curva, girando junto con el coche. También son obligatorias desde hace un par de años las luces DRL (Daytime Running Lights) o luces LED diurnas. Este tipo de luces se ponen en funcionamiento nada más encender el vehículo y siempre están encendidas, con un consumo mínimo de energía.