Toyota Auris HSD a prueba (I)

Toyota Auris HSD a prueba (I)

27 noviembre 2011

Mucho hemos hablado en Espacio Toyota sobre los híbridos y sus ventajas en nuestro día a día, pero sin duda lo mejor para poder hablar de un coche es poderlo probar para ver como se comporta y así poder analizar mejor el coche.

Hoy os queremos acercar al Toyota Auris HSD, es decir, el Auris Híbrido. Un vehículo interesante que pone en aprietos (en materia de consumo y economía) al diesel de la gama, y al mismo tiempo que destaca por sus bajas emisiones y por un precio bastante razonable (es más barato que un Toyota Prius) y parte desde los 21.300 euros (y aún habría que descontar alguna subvención estatal o autonómica).

En nuestro repaso en profundidad sobre el Toyota Auris HSD vamos a empezar por su diseño, después seguiremos por su interior, hablando de espacio interior, acabados y materiales. Después de esto hablaremos de su motor, prestaciones y comportamiento.

Ya en la segunda parte nos centraremos en el equipamiento, valoración general y el vídeo de la prueba.

>Diseño exterior

El Auris es un compacto de diseño tradicional pero muy bien resulto en materia de visibilidad o de espacio interior. El Híbrido se distingue del normal por el logotipo en el frontal de color azulado o por la inscripción en el portón trasero que nos dice que estamos ante un vehículo con tecnología híbrida.

Precisamente en el frontal destacan los faros, que en el caso de nuestra unidad era de xenon y ofrecian una excelente iluminación en carreteras mal iluminadas, son una opción, pero si valoramos la iluminación y con frecuencia circulamos por carreteras o zonas mal iluminadas es una interesante opción a tener en cuenta.

En el frontal tampoco nos podemos olvidar de las luces diurnas tipo LED que son todo un signo de identidad de la versión híbrida.

En el lateral destacan las líneas tradicionales y las llantas de 17 pulgadas, es curioso que no recurre a neumáticos de baja resistencia a la rodadura, al menos en nuestra unidad de pruebas puesto que de serie viene con llanta de aleación de 15 pulgadas y neumáticos de baja resistencia a la rodadura.

>Interior: espacio y calidades

Lo primero que nos llama la atención del puesto de conducción del Auris es su disposición, con la palanca de cambios ligeramente elevada y con prácticamente todo a mano. Los materiales empleados en la consola central destacan por su calidad, así como el tejido blando al tacto que recorre la parte superior del salpicadero en la zona del acompañante.

La postura de conducción es cómoda con una buena visibilidad motivada por el diseño del coche, y como curiosidad en el retrovisor se integra una cámara de visión trasera que le aporta un plus de practicidad. Además nos sentamos en una postura ligeramente superior a la de un turismo, lo que nos aporta una mayor visibilidad frontal.

También disponemos de un generoso espacio en las plazas traseras, tanto para la cabeza como para los pies, donde tres adultos pueden viajar sin problemas y dos lo harán de manera cómoda. Finalmente en el repaso al interior encontramos bastantes lugares o huecos donde poder dejar nuestros objetos personales, como la práctica doble guantera (que esconde también la toma USB) o huecos en el tren central y en las puertas.

La instrumentación es clara y dispone de un completo ordenador de abordo con todo tipo de información, y esta versión híbrida añade el display donde podemos ver el uso de la energía y su distribución. Es decir, saber si está funcionando el motor eléctrico o por el contrario el gasolina, o ver como se están cargando las baterías mientras bajamos una pendiente.

>Motor y comportamiento

 

Cuando abrimos el capó nos encontramos un conjunto mecánico formado por un motor de combustión de 1,8 litros y un motor eléctrico que juntos son capaces de generar 136 CV. El funcionamiento de uno u otro es totalmente automático, y podemos circular siempre que no demandemos demasiada potencia, por debajo de 40 km/h y con suficiente bateria, sólo en modo eléctrico.

Una vez que conocemos lo que tenemos bajo el capó, a la hora de conducir un Auris híbrido es muy similar a un turismo normal. La caja de cambios es automática de variador continuo, con una posición que igual desconocemos que es la B, básicamente retiene el coche en bajadas y pendientes prolongadas a modo de freno motor mientras carga las baterías.

Disponemos de tres modos de funcionamiento: ECO, Power y EV. El primero prima la conducción tranquila para conseguir los consumos más bajos y ante nuestra respuesta al pisar el acelerador el coche responde con tranquilidad y suavidad. El modo Power hace todo lo contrario, prima las prestaciones para sacarle todo el rendimiento a esos 136 CV.

Finalmente siempre que tengamos batería, circulemos por debajo de 40 km/h y no pisemos mucho el acelerador, nos podemos mover en modo EV, es decir, completamente eléctrico sin emitir ni consumir nada. Es ideal para aparcar o para movernos con tranquilidad en atascos o semáforos.

Los 136 CV mueven de manera más que suficiente al Auris, además dispone de un comportamiento cómodo y muy aplomado en carretera, siendo un vehículo interesante para rodar muchos kilómetros.

>Consumo

El punto fuerte del Toyota Auris HSD son los consumos, puesto que en ciudad gracias al sistema híbrido podemos conseguir un consumo medio de sólo 5,3-5,5 litros a los 100 km, una cifra que dificilmente puede igualar un diesel de similar potencia o tamaño.

El consumo en carretera es de 4,6 litros a los 100 km, y finalmente en autopista el consumo que hemos logrado es de 5,2 litros a los 100 km. Cifras que están realmente ajustadas, sobretodo ciudad donde podemos sacarle todo el potencial a este híbrido.

Fotos | Espacio Toyota.es